20 Partes Erógenas De Una Mujer Que Debes Conocer… y Estimular

Potencia Natural

No hay nada mejor para un hombre que el saber dónde y cómo tocar a una mujer, comenzar a acariciar su cuerpo en una forma que la haga suspirar, que le enchine la piel mientras su respiración se torna rápida y agitada, mientras su corazón late con fuerza, su rostro enrojece y comienza a gemir con una intensidad cada vez mayor, hasta que ella literalmente te pide que le hagas el amor de inmediato.

 En diferentes artículos que he publicado aquí en el blog de Seducción Infalible he repetido hasta el cansancio que a las mujeres les encanta el sexo tanto o más que a los hombres, que lo disfrutan con mayor intensidad, y que el placer que una mujer experimenta durante una relación sexual puede ser hasta seis veces superior al que nosotros experimentamos; cabe recordar que la mujer posee un órgano cuya única función es proporcionarle placer durante el sexo.

 

partes erogenas mujer

 

 Pero dicho órgano, conocido como clítoris, no es la única fuente de placer para una mujer; cada centímetro de su cuerpo posee la capacidad de proporcionarle un goce indescriptible. Sin embargo, el cuerpo de la mujer es como un piano; si es tocado por un maestro el resultado será un bello y armónico concierto musical, pero si lo toca un principiante o alguien que nunca antes en su vida había colocado sus manos sobre dicho instrumento lo que resultará será algo horrible y una verdadera maldición para los oídos de cualquier persona.

 ¿Quieres tocar su cuerpo como todo un maestro?

 ¡Bien! Entonces sigue leyendo.

 

 Partes erógenas de una mujer, por qué conocerlas es importante para ti

 Estoy seguro que tú ya sabes por qué conocer las partes erógenas de una mujer es importante para ti, así que no te culpo si optas por saltarte esta parte y pasar a la siguiente sección; pero si aún no tienes claro por qué deberías conocer las partes erógenas de una mujer he aquí algunas razones:

 

Spankadoo masturbador

 1.- Ella te amará:

 Sí, ella te amará; y si ya te ama te amará cien veces más porque las sensaciones que le provocas la hacen tocar las nubes.

 Si eres de los que piensas que el amor es una cosa y el sexo otra es mejor que cambies de idea. Diversas investigaciones han demostrado que las parejas son más felices y se aman más cuando el sexo es mejor entre ellos; incluso muchas parejas después de encarar un problema o alguna discusión fuerte suelen reconciliarse más pronto y superarlo más fácilmente a través del sexo; recuerda que el sexo libera endorfinas y otras sustancias que nos hacen felices.

 

 2.- Tendrás mucho sexo:

 Si sabes cómo tocar y estimular a una mujer tendrás mucho más sexo porque ella encontrará la actividad sexual mucho más agradable y divertida, y cuando algo te agrada y divierte quieres repetirlo una y otra vez, ¿no es verdad?

 En cambio cuando algo es aburrido y monótono la sola idea de pensar en ello nos provoca una sensación de apatía. Muchas parejas terminan porque el sexo es aburrido y monótono, y a menudo ello se debe a que el hombre no se da el tiempo de tocar a la mujer como a ella le gusta.

 

 3.- Tendrás mejor sexo:

 No sólo tendrás mucho sexo, sino que este será mejor y de más calidad.

 Esto es porque ella disfrutará tanto el sexo contigo que se sentirá en la necesidad de corresponder haciendo que tú también lo disfrutes al máximo.

 Así que ella hará todo lo que sabe que tú disfrutas, ya sea que se lo pidas o incluso te dará la sorpresa de hacer cosas sin que tú se lo pidas. Tú sabes a qué tipo de cosas me refiero: oral, 69, anal, etc.  ¡Uff, qué calor!

 

 4.- Crearás buena fama:

 Todo lo que hasta ahorita he mencionado aplica si tienes una pareja estable, pero ¿si no es así? ¡Mejor aún!

 No todas las chicas son reservadas respecto a estos asuntos, algunas les contarán a sus amigas sobre tus grandes habilidades, y ellas se interesarán por experimentarlo en sí mismas.

 ¿Necesito decir más?

 

 Cómo y dónde acariciar a una mujer

 Aunque al escuchar la palabra acariciar lo primero que viene a la mente son las manos lo cierto es que existen muchas formas de acariciar, que puedes hacerlo con toda tu piel y no sólo con las manos, y que mientras más creativo y original seas mejores resultados obtendrás.

 Por ejemplo, mientras que deslizar las yemas de los dedos a los lados del cuello hace estremecer a una mujer el mismo tipo de caricia en los senos no tiene el mismo efecto, en esa zona colocar tu mano entera y amasarlos es más recomendable. Si acaricias la parte posterior de su cuello con las yemas de tus dedos la harás estremecer, pero puedes hacerla estremecer aún más si la acaricias con tu nariz porque además de sentir el roce de tu piel sobre la suya también sentirá el soplo de tu respiración.

 Como puedes ver no hay nada escrito en lo que a caricias se refiere, pues no sólo existen muchas formas de hacerlo, sino que también cada mujer es diferente y les gustan diferentes cosas. A algunas les encanta sentir el roce de tu barba sobre su piel mientras que otras encuentran esto totalmente desagradable, este es un ejemplo de lo difícil que puede ser tener una fórmula infalible para acariciar a cualquier mujer.

 Pero hay algo que puedes hacer, y es la típica estrategia de probar y fallar, pero mejorada. Simplemente mantente atento a sus reacciones cada vez que intentes una nueva caricia, si notas que ella se relaja y lo disfruta añádelo a tu repertorio y hazlo con frecuencia; pero si notas que ella experimenta una reacción inadecuada deja de hacerlo inmediatamente y no lo intentes de nuevo, sólo si es algo que realmente deseas hacer como acariciar sus senos vuelve a intentarlo, pero por periodos muy breves en un principio hasta que ella se acostumbre a esa caricia y deje de oponer resistencia.

 También cabe mencionar que el tipo de caricias depende de qué tanta atracción y confianza has generado en la mujer a la que estás acariciando. Si ya has tenido sexo con ella o al menos se encuentran en la fase de romance y pre-seducción es válido acariciarla donde quieras, pero si apenas estás conociéndola es necesario comenzar en pequeño para hacer que ella se acostumbre a tu contacto físico y entonces comenzar a escalar hacia caricias más íntimas; puedes comenzar tomando su mano, después acariciar sus hombros y cabello, para continuar con cuello y espalda, y posteriormente acariciar sus senos de manera furtiva… y así.

 Ahora es momento de mencionar cuáles son esas 20 partes erógenas de una mujer que debes conocer… y estimular.

 

 20 Partes erógenas de una mujer que debes conocer… y estimular

 La siguiente lista de partes erógenas de una mujer es para que tengas una idea clara de dónde y cómo acariciar, pero te advierto que no debes estimularlas en ese orden; en realidad no existe un orden sino que todo depende de la chica y del nivel de confianza existente entre ambos.

 

 1.- Nuca y parte posterior del cuello: Es una zona altamente sensible, si deslizas las yemas de tus dedos sobre ella la volverás loca de placer.

 2.- Lóbulo de la oreja: Puedes estimularla con tus dedos o con tu boca, o con ambos.

 3.- Oído: El secreto para excitarla por medio del oído consiste en soplar dentro de él.

 4.- Cabello: Acarícialo con tus manos o con las yemas de los dedos.

 5.- Hombros y espalda: Esta zona acumula demasiada tensión, por lo que acariciarla con las palmas de tus manos y las yemas de tus dedos le proporcionará una sensación de alivio indescriptible.

 6.- Parte interna del codo: Una zona muy sensible debido a las venas y los nervios que pasan por ahí.

 7.- Muñecas y dedos: Al ser zonas de pulso son altamente sensibles.

 8.- Parte interior de los muslos: Es una zona muy sensible debido a la cercanía con sus partes íntimas; ¿sabes por qué tantas mujeres disfrutan montar en bicicleta o mover su pié mientras se encuentran sentadas con las piernas cruzadas? Adivina.

 9.- Parte interna de la rodilla: Es una zona de pulso y muy sensible también.

 10.- Dedos de los pies: Los dedos de los pies poseen abundantes terminaciones nerviosas, por lo que al acariciarlos la matarás de placer.

 11.- Barbilla: Es otra zona muy sensible; acaricia su barbilla, después sujétala con suavidad y firmeza y acerca sus labios a los tuyos… entonces bésala.

 12.- Ombligo: Es una zona muy sensual y altamente erógena, puedes rociar crema batida sobre él e introducir tu lengua dentro del orificio.

 13.- Senos: Una de las zonas más erógenas de la mujer y una delicia para cualquier hombre; la aureola y el pezón son las partes más sensibles de su pecho pero no te limites a ello, comienza desde el exterior y ve acercándote al centro trazando círculos con tus dedos, eso la derretirá.

 14.- Glúteos: Estimula sus glúteos amasándolos con tu mano completamente y apriétalos con sutileza; muchas mujeres se excitan al recibir nalgadas, pero evita hacerlo en público.

 15.- Vagina: Puedes estimularla como gustes: con tus dedos, con tu lengua, con toda tu boca, con tu pene, con algún juguete sexual, etc.

 16.- Pirineo: El pirineo es la zona ubicada entre la vagina y el ano, es altamente sensitiva y al estimularla la volverás loca de placer, usa las yemas de tus dedos para hacerlo.

 17.- Ano: El ano posee abundantes terminaciones nerviosas, estimula la entrada de su ano con las yemas de tus dedos y la enloquecerás. No a todas las mujeres les gusta el sexo anal, pero con suficiente estímulo es más fácil que ella acepte la idea.

 18.- Clítoris: Es el único órgano al que no se le conoce otra función más que la de brindar placer a la mujer durante el sexo. La estimulación del clítoris produce orgasmos grandiosos, por eso si existe una parte de la anatomía femenina que no debes dejar pasar desapercibida es esta; puedes estimularla con tus dedos, con tu lengua, con juguetes, y desde luego que con tu pene.

 19.- Punto G: El punto G es una parte rugosa ubicada en la parte frontal superior dentro de la vagina, se dice que no todas las mujeres lo tienen aunque buscarlo es muy divertido. La estimulación del punto G genera una abundante producción de fluidos vaginales y sendos orgasmos, para ubicarlo introduce uno o dos dedos en su vagina y busca una zona rugosa ubicada sobre la pared frontal a unos cinco centímetros de profundidad aproximadamente; una vez ubicado puedes frotarlo con las yemas de los dedos de arriba hacia abajo o dibujando círculos.

Como pocos hombres saben ubicar el punto G es muy probable que tú seas el primero en proporcionarle ese tipo de placer y ella enloquecerá literalmente. También puedes estimular el punto G con tu pene penetrándola por detrás o si ella se coloca encima de ti pero acostada (sentada no).

20.- Vello Púbico: Este no es muy común pero he experimentado al respecto y los resultados han sido excelentes, todo lo que tienes que hacer es acariciar su vello púbico del mismo modo que acaricias su cabello, deslizando tu mano y tus dedos sobre él. La reacción que ella experimentará será tan agradable que la pondrá dispuesta al sexo en cuestión de minutos.

 

 Estas son las 20 partes erógenas de una mujer que debes conocer y estimular. Si lo haces bien, no importa que cada uno siga su camino y no vuelvas a verla, ella te recordará siempre así hayan pasado veinte años; y lo mejor de todo es que te recordará como el mejor amante que ella haya tenido.

 ¿No es grandioso?

Solución Problemas de Erección